Zapotitlan

Zapotitlán es un bello municipio enclavado en el oriente del departamento de Jutiapa, con una extensión territorial de 84 kilómetros cuadrados aproximadamente, con una altura sobre el nivel del mar de 900 metros.

Colinda al norte con el municipio de Yupiltepeque y el Adelanto, al sur con la República de El Salvador, al oriente con el municipio de Jerez y Atescatempa, al poniente con el municipio de Comapa y El Adelanto, pasando por medio el Río de Paz.

El nombre de Zapotitlán se deriva de Zapotl-tlán que quiere decir zapotes en abundancia, se deriva del Zhutuhil que en lengua Quiché quiere decir: Tierra de Zapotes y los indígenas mexicanos le llamaron Zapotitlán.  Este municipio tiene una extensión superficial de 84 kms. cuadrados, tiene 8 aldeas y 24 caseríos.

La fecha de fundación de este municipio es el 11 de octubre de 1,825 por lo que hace varios años que este municipio pasó a la categoría que posee, el cual se ha ido superando poco a poco, obteniendo interesantes vías de comunicación.

Todas las aldeas cuentan con  su respectiva Escuela de Educación Primaria y algunas con Preprimaria, estando algunas de ellas en lugares más apartados; hasta allá a lo lejos está la luz del saber y la dulce voz de un maestro ó maestra sembrando en la mente de los niños la grandiosa semilla del saber y de la educación.

La distancia de la cabecera departamental es de  41 kilómetros, pasando dicha carretera por Yupiltepeque y las aldeas de El Calvario, El Trapiche y Cerro Redondo. La feria titular se celebra del 15 al 20 de febrero en honor a “San Miguel y La Santa Cruz”. La mayoría de habitantes se dedican a la agricultura, crianza de ganado, cerdos, cultivo del fríjol, maíz, también hay comerciantes, carpinteros, albañiles, sastres, Maestros, Peritos Contadores, Licenciados. Bachilleres y las mujeres se dedican a la fabricación de utensilios de barro, como cántaros, cómales, ollas y otros trastos de alfarería, otras son costureras y desde luego buenas amas de casa, dedicadas a los quehaceres del hogar.

Al sur de este municipio se encuentra el Río de Paz, que sirve de límite entre Guatemala y El Salvador, dando un colorido paisaje al cielo azul de nuestra patria  que se mira en el espejo claro de sus grandes pozas, siendo la principal  la poza de El Salto, que con la alta caída de sus aguas forma unas vistosas cataratas, encontrándose en ellas deliciosos pescados y camarones, que brindan a los que visitan estos bonitos lugares en alegres días de campo, una sana distracción, donde se olvidan  las penas y sinsabores de la vida por momentos, ya que el ser humano necesita también de recreación.

Al oriente de Zapotitlán,  el río de San Nicolás, sus aguas van a unirse a las del río de Paz donde se forma la Poza del Salto; cuentan  que es una poza  encantada, ya que cuando se  bañan en sus aguas, del fondo sale una palangana con un jabón y un pashte, se supone son de oro, pero quien se atreve a sacarlas, hay peligro  de ahogarse, en el centro de  la poza hay un remolino y al que lo abrase se va para siempre,  hay cangrejos que al cocinarlos son sabrosos. En la entrada de este municipio se encuentra el nacimiento de agua que recibe el nombre de El Marillal; en el Caserío de El Tablón se encuentran las  minas de barro, el cual utilizan para la fabricación de utensilios de alfarería, entre sus edificios  importantes encontramos: la Iglesia Católica que  tiene varios años de haber sido construida, la Escuela Urbana, El Instituto por Cooperativa, El Edificio de Correos y la Municipalidad, es necesario hacer mención de que a pocos metros del parque de la localidad se encuentra un ojo de agua, al cual le dan el nombre de El Pozo, aquí existe un nacimiento de agua, el cual ha permanecido olvidado por las autoridades municipales, quienes lo podrían cambiar por un bonito balneario. En este municipio  funciona la Escuela de Párvulos, Escuela de Educación Primaria, Instituto de Educación Básica y un Instituto Normal por Cooperativa, donde se imparte la carrera de Maestro de Educación Primaria Urbana.

Una de las  principales costumbres es el Baile de los Moros, el cual lo realizan todos los años para Semana Santa y relatan las batallas sostenidas entre Cristianos y Bárbaros, este últimos bajo el mando del Cuto Partideño; en esa fecha acostumbran también a lo que llaman El Baile de los Viejos, el sábado de gloria en horas de la madrugada cuelgan en uno de los árboles a un muñeco de bejuco, donde representan a Judas Iscariote, a las 5.00 de la tarde lo bajan y desde una casa salen en caravana hacia el parque, en ese lugar bailan y después una persona lee a lo que llaman “El Testamento de Judas”, en este testamento, el cual lo escriben rima, hacen mención de aquellas cosas malas que por descuido les pasaron a los vecinos, a algunos les parece algo agradable, mientras que otras personas se enojan, celebran también  el 3 de mayo, el día de la Santa Cruz, por la madrugada cantan en las calles y tocan las puertas de las casas para que a los mayordomos y a las capitanas les den una ayuda, luego hacen lo que llaman el Chilate el cual lo saborean con panela de dulce, esto se lo dan después de que hacen la procesión a los acompañantes.

En el aspecto Sociocultural y deportivo, son varias las personas que han sobresalido, podemos mencionar entre ellos a la Profesora Martha Elisa Ruano, quien era originaria del Departamento de Jalapa y por azar del destino llegó a trabajar como docente y se erradicó en este municipio, dando como fruto a la  Profesora Magda Lilían Ruano quién también ha contribuido al desarrollo de este municipio; podemos mencionar también al Profesor Otoniel.

Buezo Espino, quien era originario de Chiquimula, laboró varios años en la Escuela Urbana, gran fanático del fut bool.

Otro de los personajes dignos de mencionar es el Profesor Lisandro Hernández Arana, quien era esposo de la Profesora Blanca América González de Hernández; el Profesor  Chando, como se le conocía, era gran aficionado al fut bool. y  al desarrollo del municipio, acostumbraba encender en aquel entonces, ya hace varios años, un televisor blanco y negro que tenía colocado en el segundo nivel de su casa, la cual aún se encuentra frente a la cancha de básquet bool., fue de los primeros que se dio el lujo de poseer vehículo, aprovechaba su tiempo libre para la confección de adornos que tallaba en raíces de árboles, a las cuales les daba la forma de culebras, aves y otra clase de animales, era tan grande su ingenio que a veces hasta confeccionaba sillas de las raíces que obtenía, algunos productos de los que fabricaba el Prof. Chando, fueron expuestos en exposiciones en la ciudad capital, poniendo en alto el nombre de este municipio y el de Jutiapa, por lo que se le considera como uno de los valores más importantes con los que ha contado este municipio; con su esposa siempre contribuyeron al desarrollo educativo del municipio, procrearon tres  vástagos: Lidany, Lizeth y Leonel, quienes en la actualidad son unos profesionales, quienes luchan por un futuro prometedor.

Otra persona que contribuyó al desarrollo educativo de este municipio, fue la Profesora Graciela Quiñónez Godoy de Calderón, quien con su entusiasmo, a través de los años que estuvo al frente de la Escuela Urbana, siempre demostró dinamismo, entusiasmo y capacidad.

La Oficina de Correos y Telégrafos que funcionó en este municipio estuvo al frente del Telegrafista Miguel Ángel Guzmán, gran aficionado al deporte, fut bool. y básquet bool.; patrocinó un equipo de Básquet bool Femenino, el cual era imparable en dicha región, esto lo hizo con la colaboración de Victoriano Nájarro, quien fue otro de los baluartes importantes de este municipio. Don Miguel Ángel Guzmán, llegó a trabajar a este municipio donde se estableció por muchos años en compañía de Doña Consuelo Estrada con quién procreó varios vástagos que hoy son profesionales y por situaciones de estudio y trabajo abandonaron este municipio, el cual visitan.  Los pueblos con el transcurrir de los años van buscando su progreso y su superación, van marcando la historia para que esta sea  conocida por las generaciones futuras.  Es de gran importancia unas piedras que se encuentran  situadas cerca del Río de Paz en la Aldea Los Fierros, en ellas se encuentran muchas figuras las cuales parecen que fueran fierros de los que les colocan a las vacas para que no las roben, por esa razón le llaman los Fierros.

Las aldeas y caseríos con que cuenta este municipio son las siguientes:

La Aldea de San Antonio El Papaturro, con los caseríos: San Francisco La Palma, El Potrero y Tacululús.  Aldea El Pinal, con el caserío La Cuchilla. Aldea Las Flores, con los caseríos: Las Pitas, El Carrizo, El Cóbano, Agua Tibia, Los Fierros, El Aguaje, Talpetate y Sanarate. Aldea San Luis Ilopango, antes se llamaba Troja Vieja, con los caseríos: El Obraje y Zapotitlancito.  Aldea La Ceibita, con los caseríos: Cunistepeque, Agua Escondida, Las Canoas, Piedra China, Los Barillas y Borbollón.  Aldea Mashashapa, con los caseríos: Los Cerritos y el Granadillo.  Aldea Cerro Redondo, con los caseríos: El Perulero y El Tablón.